Comienza nuestra vida en Australia

Autor:

Mario

Fecha:

25 noviembre, 2015

Categoría:

Australia, Gold Coast

Aquí, aunque de forma tranquila y ordenada, todo va muy rápido. Pero, a pesar de los nervios iniciales, es fácil hacerse con la ciudad si le echas ganas.

Después de 12 días en Australia ya tenemos prácticamente todo organizado, número de teléfono, cuenta bancaria, casa estable, hemos comenzado las clases, nos conocemos la zona y ya hemos estado buscando trabajo (porque no hemos venido de vacaciones).

Conforme llegamos a Australia nos convertimos en un manojo de nervios preocupados por cada mínimo detalle. Nos estresábamos por todo lo que teníamos que hacer, corriendo de un sitio a otro y angustiándonos si no nos salía a la primera, pero lo cierto es que no han pasado ni dos semanas y ya tenemos casi todas esos detalles resueltos. Nos falta el trabajo, que es lo más importante, aunque esperamos encontrarlo pronto. Algo que nos de para vivir en Australia y nos permita ahorrar un poco para poder viajar dentro del país y así conocerlo un poco mejor.

Hogar, dulce hogar

Uno de nuestros primeros y más grandes agobios fue que no teníamos alojamiento estable, y por estable queremos decir una habitación donde poder deshacer las maletas, cocinar nuestra propia comida y que no nos cueste un ojo de la cara. Así que decididos a ello, encontramos casa estable en 2 días.
Hemos de decir que aquí la vida en Australia va rápido. Todo sucede de manera que casi ni te das cuenta. Tenemos la sensación de llevar un mes aquí y a penas llevamos unos días. Así que podría decirse que los australianos saben optimizar el tiempo, son eficientes y enseguida te haces a este ritmo de vida.

El primer piso lo buscamos por Internet, en Gumtree, (una página que será tu Biblia aquí), donde anuncian desde trabajos hasta aspiradoras de segunda mano, y por supuesto alquiler de viviendas. Así que miramos una que fuera céntrica y nos quedara cerca de la escuela. El segundo día fuimos a ver aquellos que más nos gustaron, pagamos la señal por nuestro favorito y ya estamos instalados, con un compañero de piso sudafricano que para recibirnos nos tenía preparada una BBQ. Es majísimo la verdad, no para de hacernos zumos de frutas naturales y nos ha acompañado a conocer la zona. Además, no sabemos por qué, tiene una extraña obsesión con que no nos perdamos, así que nos da indicaciones para todo. También tiene una huerta en la terraza en la que planta desde tomates hasta berenjenas, pimientos o perejil con lo que luego nos hace unas cenas deliciosas.

Vivir con gente de otros países es una experiencia muy grata, no solo porque conoces otras culturas o abres tu mente sino porque además te obligas a tener que hablar y pensar en inglés todo el tiempo y ambos estamos notando un progreso enorme en tan solo estos poquitos días.

piso-gold-coast[one_half padding=”0 5px 0 0″]brotes-verdes-piso-gold-coast[/one_half][one_half_last padding=”0 0 0 5px”]piscina-casa-gold-coast[/one_half_last]

Hemos vuelto al cole, back to school

Tras la prueba de nivel, nos metieron en clases diferentes y ambos nos dimos cuenta desde el primer instante de lo enriquecedora que va a ser para nosotros esta experiencia.

Tenemos compañeros de Brasil, China, Japón, India, Filipinas, Tailandia, Costa Rica, Venezuela, Korea… y por supuesto algún español.

La diversidad cultural abunda y es algo que nos encanta. Entablar nuevas conversaciones con personas tan diferentes, aprender juntos un idioma común para poder entendernos mejor y tratar de saber más sobre ellos y sus costumbres nos maravilla. Además, en la escuela se proponen actividades todos los viernes para creas mas vínculos entre los alumnos, de hecho este viernes ambos tenemos una barbacoa.

classmate-gold-coast

Encontrar trabajo en Australia

En cuanto al trabajo, aunque hay mucho trabajo, no suele ser muy estable y suele ser discontinuo por lo que es normal tener dos trabajos a la vez para poder mantenerse aquí, sobre todo en aquellos en los que no se requiere una alta cualificación y que no es necesario hablar bien inglés. Como hemos dicho al principio aquí todo va muy rápido y es posible que estés entregando tu currículum una tarde y que te llamen para trabajar esa misma noche o al día siguiente. Con esto no estamos diciendo que el trabajo se regale aquí pero que si te lo curras y te mueves te acaban llamando, sí.

Patearse la ciudad a 33 grados y con una humedad del 85% entregando currrículums acaba mereciendo la pena.

Algo reseñable y que casi aun no podemos creer es que al cuarto día de estar aquí Teresa mandó su currículum a una agencia que buscaba a un diseñador front-end a tiempo parcial, al día siguiente le llamaron porque querían que trabajara con ellos. Es una pena que a día de hoy no podamos decir que trabaja allí porque le pedían que hiciera más horas de las que nos permite la ley y la escuela así que de momento está esperando a que le digan si les encajaría que fuese solo unas horas. Ya veremos como se resuelve. De momento trabajaremos en lo que sea. Este viernes tenemos ambos un trial, una prueba en un restaurante de la zona. Veremos que tal va.

Algunas conclusiones

Es sorprendente lo que uno se subestima ante lo adverso. Estos días aquí nos han servido para darnos cuenta de la capacidad de adaptación y de supervivencia que tiene el ser humano. Las barreras nos las ponemos nosotros mismos.
[one_half padding=”0 5px 0 0px”]gradas-mario-2[/one_half][one_half_last padding=”0 0 0 5px”]gradas-teresa[/one_half_last]
Todos sabemos hablar más inglés del que creemos, de verdad, y todos tenemos mucho más potencial del que pensamos. Quién nos iba a decir hace un mes que íbamos a estar manteniendo conversaciones sobre política en inglés. O que seríamos capaces de patearnos la ciudad haciéndonos entender mientras entregamos nuestro currículum.

[two_third padding=”0 5px 0 0px”]amanecer-mermaid-beach[/two_third][one_third_last padding=”0 0 0 0px”][anotacion titulo=”esta experiencia” parrafo=”va a merecer la pena el resto de nuestras vidas”][/one_third_last]

Todos los días solemos acabarlo con la misma reflexión: no importa lo que acabe pasando, no importa que incluso nos tengamos que volver, porque el hecho de haber tomado esta decisión, de haber venido a vivir esta experiencia, va a merecer la pena el resto de nuestras vidas.

pescador-mermaid-beach

3 comentarios en “Comienza nuestra vida en Australia”

  1. Juan Rodriguez dice:

    Me alegra leer que todo va genial 🙂 Ánimo!

  2. Patty dice:

    Que excelente aportes la verdad estoy interesada en poder comenzar mis estudios en australia, estoy interesada que me hagas el favor en guiarme, la ciudad que deseo ir a estudiar ingles es en the Gold Coast te lo agradeceria de todo corazon, que mi Dios te bendiga inmensamente.

    1. Mario dice:

      Muchas gracias por tus palabras Patty, por supuesto que estaremos encantados de guiarte! Solo dinos que necesitas saber 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *