Nunca es el momento idóneo

Autor:

Mario

Fecha:

26 octubre, 2015

Categoría:

Australia, Reflexiones

Difícilmente vas a encontrar el momento exacto en el que hacerlo, así que ¿Por qué no ahora?

Mucho se ha dicho sobre la zona de confort y de lo seguro que nos sentimos en ella, y es totalmente cierto, al fin y al cabo somos animales y lo que no conocemos nos asusta.

Que más incierto que el futuro y más temor que el miedo.

Siguiendo la rutina, esperando que pasen los días para que llegue el fin de semana y hacer los mismos planes de siempre. Nunca va a ser el momento idóneo, nunca tenemos suficiente dinero, estabilidad y desde luego nunca estaremos todo lo cómodos que nos gustaría, siempre que se tiene algo se quiere más. ¿Y cuando miras atrás qué?

El tan trillado “Querer es poder” es asombrosamente cierto, si uno le pone voluntad puede con lo que sea y el caso es ponersela antes de que sea demasiado tarde y nos arrepintamos.

Si quieres hacer algo, hazlo, cuanto más lo dejes pasar más te arrepentirás de ello cuando eches la vista atrás. No se trata de desarmar por completo tu vida, pero si de hacerla todo lo intensa que te gustaría, ¿Por qué nunca has escalado si siempre te ha llamado la atención? ¿Por qué no lo pruebas? ¿Por qué no te has apuntado a clases de baile, no has ido a tu destino soñado o has ido al concierto del músico que llevas todo el día escuchando en Spotify si es lo que siempre has querido?
[one_third padding=”0 15px 0 0″][anotacion titulo=”No hacer nada” parrafo=”es la auténtica condena que pagamos”][/anotacion][/one_third]
[two_third_last padding=”0 0 0 15px”]tere_madrid_rio[/two_third_last]

Lo que pagamos por mantenernos seguros dentro de nuestra pequeña burbuja sin tan siquiera asomarnos a ver si lo que hay fuera es más interesante, más freso, más bello.
Sabemos que dentro de lo que cabe no estamos mal, ¿Para qué arriesgar nada? Pues por la sencilla razón de que hay un mundo gigante.

No hace falta ir a Japón o a Madagascar para darse cuenta de que no somos el centro del mundo. Tenemos la suerte de vivir en un país por el que han pasado numerosas culturas y donde la diferencia es palpable entre Norte, Sur, Centro, Este y Oeste. Dependiendo de la provincia en la que estemos es fácil darse cuenta que todos tenemos un encanto especial, que los paisajes cambian completamente, la vida se desarrolla de otra manera y la gastronomía es otro cantar.

¿Qué dirán?

¿Cómooooo? ¡Aquí lo que importa eres tu! lo que hay que hacer es alejarse ipso facto de aquellas personas que te cohíben y amedrantan, aquellas que no brillan por si solas y empobrecen a los demás para no reconocer que son mediocres e insulsas y que nunca se alegraran de tus triunfos.
Olvidemos los prejuicios cuando de conseguir lo que uno más desea se trata y solo entonces tomarás cada decisión convencida de que es la más acertada para ti y solo para ti.

Así que hazte un favor, si quieres hacer algo, si te corroe por dentro y sientes que es lo que quieres lánzate de una vez. El momento idóneo es AHORA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *